Necesitas ayuda? Llámanos!:

987 41 43 49

LA VIDA UNA FIESTAS DE LA SOCIEDAD

No hay nada mas grato que las festividades, celebrar no importa cual sea el hecho pero celebrar.

Fiestas, carpas, orquestas, cumpleaños, discotecas, exposiciones en  fin lo que deseemos celebrar, son innumerables las fases en donde  las personas celebran, en una conmemoración de pueblo u ciudad.

Pero si nos referimos a la sociedad misma, ¿que celebran o tratan de ocultar al celebrar? será: agobio, tedio social producto a los momentos acaecidos, ignorancia, maltratos o simplemente repugnancia por ciertos grupos de la sociedad.

En toda fiesta se deja libre la imaginación y en ocasiones quedan en evidencia nuestros verdaderos interés, sin importar su realidad ya que todo queda como un simple desliz producto a la fiesta.

Pero si es que estos pequeños desliz, son asumidos como estilos  de vida, los tachamos de indecentes, imprudentes, y hasta llegamos a señalarlos como hábitos enfermizos y cometemos el error de aconsejarles a visitar un terapeuta para poder erradicar el mal.

¿Que hay que celebrar, en realidad?, el hecho de divertirnos o de ocultar lo moralmente incorrecto, sobre una postura socialmente aceptada antes los demás.  Que ironía, pero mas que ironía es hipocresía solapada en un ambiente moralmente correcto.

Si observamos y hacemos un recuento de siglos de historia de la sociedad, podríamos caracterizar la forma de vida moralmente aceptable de la humanidad en hipocresía, falsedad solapada en un comportar enraizado en una sociedad clasista, donde asisten a fiesta de disfraz, escondiendo sus rostros detrás de un antifaz el cual oculta sus caras pero no sus actuaciones.

Sociedad, humanidad, civilización, tolerancia, libertades, palabras que podrían concordar correctamente en un poema,  pero la realidad es otra.

Ciudadanos del mundo, países, ciudades, pueblos, ¡hay que celebrar ¡ que sigan las fiestas, aunque no sepamos que celebramos y no importa quien este a nuestro lado.

Celebremos y disfrutemos en esa fiesta la no existencia del machismo, la intolerancia, la discriminación y sobre todo celebremos la libertad, aunque queden fuera de esas festividades los infectados de VIH, gay, lesbianas, mujeres maltratadas, niños sin techo, inmigrantes, al final la celebración es por ellos, pero no necesariamente tienen que estar ellos.

Que paradójica es la vida, hacemos y asistimos a cenas, galas benéficas y otros tipos de fiestas a favor de grupos discriminados por la misma sociedad que organiza estos eventos.

Es como decir ¨ podemos celebrar el hecho del nacimiento de un niño, sin este estar presente ¨ es decir la fiesta es por el, no para el.

Hasta cuando seguiremos ocultando nuestras caras  en las celebraciones. Si celebra lo que fuera que celebrase hazlo pero con libertad y respeto, sin olvidar que otros tienen el mismo derecho a celebrar de la vida y sus beneficios.

Ciudadanos celebremos y no pongamos mascaras a los estilos de vida  y/o  a las preferencias de los demás, no censuremos neutras realidades, mas bien tratemos de respetar la fiesta de aquellos que por cultura y tradiciones y prejuicios sociales son marginados.

Disfrutemos de la fiesta y hagamos de este mundo la discoteca más grande  y hermosa  jamás vista, donde todas las personas tienen el mismo derecho a asistir sin discriminación e intolerancia alguna, sin importar su religión orientación sexual, etnia racial y cultural, condición social, seamos libres de una vez por toda de los prejuicios y falsos valores, que la final la fiesta es para disfrutar no para censurar.



Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.