Necesitas ayuda? Llámanos!:

987 41 43 49

Taller de Yoga Tántrico y sexualidad impartido por Juan Vera

Taller de sexualidad Tántrica

Contrariamente a lo que popularmente se piensa el Tantra no tiene solo que ver con el sexo, no es el “yoga sexual”, sino que coloca a la sexualidad en el lugar que le corresponde como elemento de realización.

No es el yoga sexual, es el yoga de todo, se basa en encontrar el ser en todo lo que existe, aceptando la vida en su totalidad, todo lo que podemos  experimentar en la vida es una oportunidad para crecer. La sexualidad es una experiencia más en la vida, una experiencia de gran importancia por el movimiento energético que conlleva.

Pero el tantra. Como sistema totalmente holístico y liberal, también nos habla de no negar los sentimientos, ni luchar con ellos, nos habla de utilizar nuestra vida emocional como otro elemento de realización.

O sea, que en todo lo que nos rodea o está dentro de nosotros  tenemos una oportunidad de realización, no habiendo espacios tabú ni vedados, el principio yóguico de que el ser esta en todo se aplica con consecuencia.

Un significado de la palabra Tantra es “expansión de la consciencia “y “liberación de la energía “, refiriéndose a la existencia de dos principios esenciales en el universo:

-Shiva: Consciencia pura, principio masculino, es la parte no manifestada.

-Shakti: energía, principio femenino, aspecto manifestado, creador del mundo.

El tantra nos invita a tratar de ser consciente de estos principios en el cóctel de la vida, y a intégralos pues en la fusión o unión de Shiva y Shakti está el equilibrio, está el yoga.

Así el Tantra estudia entre otros temas:

-La creación y transformación del universo

-La consciencia

-La piscología

-La energía de los nadis y los chakras

-Mantras, Yantras y Mandalas

-Las deidades

-Los mudras

-Medicina

-Ciencia

-Y por supuesto la sexualidad

 

La sexualidad puede tener tres finalidades: procreación, placer y realización. Este último aspecto es el que más interesa al Tantra y se da cuando los amantes se unen en actitud meditativa, no desde la personalidad, sino desde su parte divina.

 

Shiva y Shakti están en todos nosotros, hombres y mujeres, aunque por su propia naturaleza sexual del ser humano, Shiva predomina en el hombre y Shakti en la mujer. En la sexualidad tántrica se unen estos dos polos con una actitud adecuada resultando una explosión de energía que La sexualidad puede tener tres finalidades: procreación, placer y realización. Este último aspecto es el que más interesa al Tantra y se da cuando los amantes se unen en actitud meditativa, no desde la personalidad, sino desde su si se canaliza de forma adecuada da lugar a un cambio de consciencia, a una experiencia meditativa. La energía no se pierde haciendo el amor, sino que se expande dentro de uno mismo.

 

Para ello la sexualidad se ha de vivir a un nivel vibratorio diferente al del sexualidad convencional, los amantes han de estar en un estado similar al de la práctica del yoga, concentrados, relajados, con sus sentidos dentro de sí mismos, deshaciendo toda tensión que surja, entregados a sentir las ondas energéticas que se produce espontáneamente como resultado de la unión con el otro polo.

La práctica de yoga facilita como ninguna otra cosa a la sensibilidad consciente necesaria para vivir esta sexualidad transcendente.

 

Todo esto en principio nos supone una contradicción absoluta con las ideas heredadas culturalmente a cerca del sexo, pero eso es algo que con el yoga con una y otras cosas, se rompen esquemas viejos para que nazcan unos nuevos más evolutivos

Para entender los principios y actitudes de la sexualidad tántrica vamos a establecer una comparación entre lo que hay ya en nuestra mente debido a la cultura occidental y lo que propone el Tantra

 

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.