Necesitas ayuda? Llámanos!:

987 41 43 49

Un pais que no respeta los derechos de humanos , no sera capaz de prosperar

 Hacia mucho tiempo que no sentía la misma desesperación que he sentido estos días al compartir la experiencia de volver a encontrarme   con ese miedo en el estómago y esa opresión en el pecho que dificulta la respiración  . Todavía suenan en mi esas palabras que al otro lado decian “tu eres extranjero, no puedes decir nada;  y otra vez la vergüenza  de sentirse de aquí de ESPAÑA; el desprecio con que fuimos tratados y también  las miradas de esos niños  que al otro lado  esperaban un acto de justicia que no llegaría .  Y donde estaba el derecho, la ley que tanto se invoca, cuando eras condenado de antemano por el simple hecho de no ser de aquí y ni siquiera se te permitía la asistencia de alguien que pudiera defender. Creo que llame mas de 20 veces seguidas por teléfono, solo para oír una voz brusca que no atendía a explicaciones ni diálogos y  es que un País que no es capaz de respetar los derechos humanos de los diferentes no será capaz de prosperar.

 

 Serían las 10 de la mañana cuando yo esperaba con nerviosismo que mi compañero Daniel, con el que tengo una relación desde hace unos ocho meses, llegara de brasil en el vuelo de Ibería. Daniel traia una carta de invitación ,cuyos tramites no habían sido tampoco fáciles, seiscientos euros en metálico , un seguro que le permitía acceder a otros tres mil euros en el momento que los necesitara en su estancia en España y el billete de vuelta.

Eran casi las once y en seguida supe que sucedía algo. De nuevo la España oscura ,la España de la hipocresía, de la sotana, del pulpito, de la brigada político social, la España que hace dos años también nos expulsó de nuestra casa a los caracoles, la España que niega los derechos de muchos y que demostró que nuestro país a pesar  de decir que lleva creciendo solo es para algunos una quimera. Fueron horas frenéticas,   llamadas a los amigos, a Caracol , a Cesida.,FELGT… Aún desconociendo a quién me dirigía busque rápidamente un despacho de abogados” Le Morne”. Pronto acudió el abogado que se llamaba Ramón y que aunque no me dio muy buena impresión tuve que coger por la necesidad de dar respuesta rápida y seguir la recomendación de la comisión de ayuda al refugiado. Tampoco sirvió de nada: el mismo atropello que sufrimos nosotros también lo sufrió él y no se le permitió ni a Daniel designarlo como abogado ni al abogado acceder a su cliente. Tampoco se nos dio ninguna explicación ,y es que parece ser que el coeficiente intelectual de la policía de barajas debe andar plano y es  que seguramente deben pedir que a los que alli trabajen no llegue ni a 80 y si es posible que no hayan escuchado nunca lo que son los derechos humanos. Hasta cuando va a permitir nuestro presidente que continue el atropello a los derechos humanos en el aeropuerto de Barajas

 

Juan Manuel Rego

 

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.